Sobre mí



Mi nombre es David García Martín y soy diplomado en Fisioterapia por la Universidad de La Laguna, en Tenerife. Una vez finalizados estos estudios y tras unas "algo frustrantes" primeras experiencias profesionales, me di cuenta de que mi formación no había hecho más que comenzar para poder tratar las complejas dolencias de quienes acudían a mí en busca de ayuda. Tras cursar estudios en Terapia Manual, Liberación Miofascial y Osteopatía, me embarqué en la búsqueda de otro tipo de formación que me ayudara a entender al ser humano no sólo como algo físico sino también como algo emocional. 

Y trabajando en este sentido llegué a descubrir la magia que supone tratar a los pequeños recién llegados a este mundo. Con frecuencia, el parto supone para los bebés un momento de gran estrés que puede o no dejar secuelas físicas. En mi caso, el objetivo no es solo mejorar o hacer desaparecer esas secuelas como el llanto nocturno, el reflujo gastroesofágico, la plagiocefalia o los cólicos, sino tender una mano al bebé facilitando su adaptación a la vida terrenal para guiarle de nuevo hacia su plena armonía y bienestar. He de decir que cuanto menos tiempo tiene el bebé más ventajas le va a aportar el tratamiento ya que en numerosas ocasiones, cuando tiene un problema, "aprende" a vivir con él y eso es algo que debemos evitar. 

También trabajamos la parte emocional junto a la mamá, ya que el bebé no dispone de un campo emocional independiente hasta aproximadamente los dos años de edad, por lo que incidir en este aspecto es de vital importancia.